Ninguna empresa, independientemente de su tamaño o industria, está libre de tener que afrontar una crisis algún día. En Latinoamérica este escenario impredecible es moneda corriente, nada más nos resta ver lo acontecido en los distintos países de la región en el último periodo: estallidos sociales, crisis sanitaria, inestabilidad económica, crisis medioambiental; son definitivamente temas que un/a líder de compañía no puede dejar de lado. 

Pero ¿cuáles son los detalles a los que debemos estar atentos durante una crisis? ¿Cómo podemos gestionarla al interior de nuestras organizaciones? ¿Existen profesionales capacitados para ayudarnos a salir de este escenario de incertidumbre? 

Ese es nuestro punto de partida para hablar sobre el Interim Manager y su papel en una organización a la hora de gestionar una crisis.

1. Las diferentes caras de una crisis empresarial

Hablamos de "crisis empresarial" cuando un imprevisto de gravedad desestabiliza la organización y amenaza el buen desarrollo de las actividades. Existen varios tipos de crisis empresariales según los factores, por lo que podemos decir que pueden ser internas o externas.

Ejemplos de crisis internas:

  • Carencia de una figura de liderazgo;
  • Problemas en la fabricación de un producto o al ofrecer un servicio;
  • Ataque cibernético;
  • Conflicto de clima entre los colaboradores.

Ejemplos de crisis externas:

  • Crisis sanitaria (vaca loca, gripe aviar, Covid-19, etc.);
  • Crisis económica y/o social (protestas sociales en Chile o Colombia, reclamos por medidas protestas por elecciones en México, Perú y Bolivia, etc);
  • Desastres naturales (terremotos en Chile y México, incendios en Argentina y Brasil, inundaciones en Perú, huracanes en México, etc.).

El impacto de la crisis del Covid-19, en distintos sectores de nuestra economía, nos ha recordado que ninguna empresa es inmune a una crisis. Y en esta era de redes sociales y globalización, las crisis están viendo cómo sus límites espacio temporales se ensanchan considerablemente, lo que agrava aún más el impacto que pueden tener en las organizaciones.

2. Crisis empresarial: entre riesgos y oportunidades

Cada crisis conlleva un riesgo para las organizaciones en distintas áreas: los empleados, la rotación, la reputación, los accionistas y en ocasiones la misma supervivencia de la empresa. Por tanto, es fundamental que el equipo reaccione rápida y adecuadamente, porque cuanto más dure la situación de crisis, mayores serán las consecuencias. 

Los medios de comunicación muestran regularmente ejemplos de mala gestión de crisis: retención de información, mentiras, ajustes estratégicos tardíos, etc.

Atrapadas en los plazos diarios y en la búsqueda de objetivos de desarrollo, las figuras de liderazgo de muchas empresas se muestran ausentes cuando se produce una crisis.

Si bien no siempre es posible predecir el momento o la naturaleza de una crisis, existen procesos de gestión de crisis para limitar su impacto. Comúnmente, dicho proceso de gestión de riesgos gira en torno a los siguientes elementos:

  1. Anticiparse a la crisis: definir riesgos potenciales e identificar señales de alerta.
  2. Prever un plan de crisis: identificar las personas de contacto, elaborar comunicaciones, llevar a cabo ejercicios prácticos, etc.
  3. Desplegar el plan de crisis: difundir los primeros mensajes a los objetivos identificados (clientes, empleados, accionistas, prensa, etc.), realizar una reunión de crisis, etc.
  4. Gestión postcrisis: Continuar comunicaciones proactivas, Revisar las acciones ejecutadas y mejorar el plan de gestión de crisis.

Recordemos que, en cada crisis, hay una oportunidad de aprovechar y aprender. En chino, la palabra "crisis" consta de dos caracteres, uno que significa "peligro" y el otro "la oportunidad de ser aprovechado". De hecho, una crisis puede ser una excelente oportunidad para sacar a relucir varios problemas latentes hasta ese momento y dar una respuesta a través de la implementación de cambios organizacionales apropiados.

3. ¿Por qué recurrir a un Interim Manager para resolver una crisis?

Para reaccionar en una situación de crisis, pero también para protegerse de ella, se recomienda llamar a un profesional externo. Es así como muchas empresas (PyMEs, empresas familiares y multinacionales) recurren a los Interim Managers: ejecutivos experimentados, altamente cualificados en un campo concreto y capaces de afrontar situaciones complejas gracias a una probada capacidad de gestión, que trabajan con las organizaciones por un periodo determinado. 

Las principales áreas de intervención de un Interim Manager en la actualidad son:

  • Dirección General;
  • Departamento financiero;
  • Departamento de recursos humanos;
  • Departamento de ingeniería y/o manufactura;
  • Departamento de Sistemas de Información;
  • Departamento de Cadena de Suministro.

Además de su sólida experiencia, cuentan con las competencias técnicas que les permiten alcanzar los objetivos de las organizaciones en las que operan. Algunas de sus principales características son:

  1. Neutrales y honestos
  2. Autónomos
  3. Expertos en gestión de equipos
  4. Liderazgo
Iterim Manager

4. ¿Cómo trabaja un Interim Manager para gestionar una crisis?

Los Interim Manager pueden intervenir en todo tipo de crisis, tanto de manera preventiva, como durante la crisis.

En un escenario preventivo, puede trabajar reforzando las acciones de prevención de crisis interna o evaluando riesgos externos.

Durante la crisis, realizando una suplencia en la gestión organizacional (reemplazo a corto plazo o apoyo en un sector gerencial) o gestionando un plan de acción para afrontar una crisis operativa (restablecimiento del diálogo social, proyectos de reestructuración o gestión de crisis concreta).

¿Tu empresa se enfrenta a una situación de crisis? Evaluar la posibilidad de contratar un profesional temporal puede ser la solución que tu empresa está buscando para sortear esta situación. 

Join over 80,000 readers!
Receive free advice to help give you a competitive edge in your career.