La construcción de un equipo de alto rendimiento implica más que sólo reunir un grupo de personas talentosas. Para que un equipo sea efectivo, sus miembros deben unirse detrás de una visión inspiradora y estar motivados para hacer realidad ese punto de vista. Deben compartir objetivos claros, medibles y comprometerse a desempeñar su papel en el grupo lo más efectivamente posible.

Aquí hay algunos pasos clave para construir un equipo fuerte, cohesivo y efectivo:

¿Por qué estás creando tu equipo?

Define claramente el propósito del equipo, incluyendo los resultados generales que se que quieren lograr. ¿Qué quieres crear, mejorar o cambiar? ¿Cuál es el propósito del papel de cada persona en el equipo? Proporcionar una visión clara e inspiradora, establece los cimientos para el éxito del trabajo en equipo y ayuda a guiar la dirección del grupo cuando se enfrenten a retos y decisiones.

Reunir el equipo

Los equipos de alto rendimiento están compuestos por individuos que abrazan apasionadamente la visión de la compañía y su mánager, creen que su contribución es significativa y están motivados para dar su mejor esfuerzo. También comparten los valores de confianza, respeto y apoyo. Selecciona miembros con habilidades y destrezas complementarias, que puedan ofrecer al equipo una diversa gama de puntos de vista e ideas. Intenta conseguir un buen equilibrio de los tipos de personalidad para que el grupo pueda trabajar en armonía, pero también desafiarse mutuamente cuando sea necesario.

Establece los objetivos

Una vez que el equipo se establece y se une detrás de un propósito compartido y convincente, el siguiente paso es dividir la visión en metas, tareas más pequeñas y manejables. Esboza las tareas necesarias en un calendario, con plazos, hitos y responsabilidades. Decide junto a tu equipo el papel que desempeñará cada miembro y asegúrate considerar los recursos necesarios de tiempo, materiales, espacio, apoyo y dinero.

Recluta con nosotros - Contáctanos

¡Sumá talento a tu empresa!

Nosotros nos encargamos del proceso de selección.

Contáctanos.

Gestionar y establecer las expectativas de todos

Para asegurar que cada miembro entienda lo que se espera de ellos, define una norma de conducta para el equipo. ¿La comunicación será frecuente, abierta, honesta y transparente? ¿Se fomentarán, valorarán y reconocerán las contribuciones? ¿Se tratarán los conflictos de manera constructiva? ¿Se respetarán las decisiones del equipo y la retroalimentación? El establecimiento de normas claras garantizará que la conducta y las contribuciones de cada miembro sean apropiadas.

Seguimiento y revisión

Revisa regularmente el desempeño del grupo a través de reuniones de equipo y personales para asegurar que se está progresando hacia las metas. Reflexiona sobre preguntas como: ¿cómo lo estamos haciendo? ¿Qué hemos logrado hasta ahora? ¿Qué hemos aprendido? ¿Qué es lo que no funciona bien? ¿Cómo podemos mejorar?

La supervisión y revisión de los progresos permite incorporar ajustes y mejoras en los procesos del equipo a lo largo del camino.

Celebrar y premiar

Tomate el tiempo para reconocer, recompensar y celebrar regularmente el rendimiento del equipo y el individual. Esto ayudará a levantar la moral y a reforzar la motivación del grupo para continuar trabajando duro. Encuentra la manera más apropiada de celebrar los hitos del equipo, como un "gracias" personal en una reunión de equipo, un correo electrónico con copia a los directivos o un almuerzo de equipo. Asegúrate de que el reconocimiento sea consistente y que el método que elijas inspire y refuerce a los miembros del equipo para que continúen su contribución positiva al progreso del equipo.

Compara tu Salario

Busca nuevos desafíos

iOS App Store logoAndroid Google Play logo