El mundo está cambiando, lo que consumimos, cómo lo hacemos y cuándo, esto ha ocasionado que las industrias transformen su manera de operar, lo que venden, cómo lo venden y cómo logran satisfacer la demanda del mercado. Siempre manteniendo el foco en la experiencia del cliente y la sostenibilidad de la operación.

Una de las funciones que ha vivido este cambio es la cadena de suministro, ésta juega un papel clave para abastecer innumerables industrias, algunas con picos de productividad y otras que se han mantenido estables o con baja demanda y que además cuenta con un gran número de colaboradores directamente relacionados al funcionamiento y mantenimiento de la organización. 

¿Cuáles son las medidas que han tomado para hacer frente a esta situación y dar continuidad a sus operaciones?  

En primera instancia, la implementación de herramientas de trabajo en casa para el personal administrativo, y en cuanto al personal de planta, reducir jornadas laborales o crear turnos por horarios y días, siempre priorizando a las personas más vulnerables.  

Posteriormente, frente a las necesidades del mercado, realizar un análisis de la capacidad operativa vs demanda, de esta manera crear soluciones alternas como la de buscar nuevos proveedores para mejorar los tiempos de respuesta y reducir costos.  

En relación al talento, se tomaron algunas medidas para poder mantener la operación reduciendo costos como el hiring freeze, la suspensión momentánea de procesos de reclutamiento, excepto para aquellos perfiles más estratégicos que pueden ayudar a eficientar la operación o aquellas en áreas clave para mantener en funcionamiento a la organización como TI. Algunas de estas posiciones son: Gerente de distribución, de almacén, de entrega y Gerente de abastecimiento. Todos con algunas competencias en común, como la capacidad de solucionar problemas, manejo de la frustración e incertidumbre, y creatividad. 

¿Qué retos está enfrentando la cadena de suministro? 

  • Migración a trabajo remoto: algunas empresas no contaban con la modalidad de trabajo en casa y demoró mucho más tiempo el poder implementar está dinámica e incluso en algunos casos les generó un gasto que no tenían contemplado, por ejemplo: el dar acceso a internet de alta calidad para perfiles de servicio al cliente que lo necesitan.   
  • Medidas de seguridad más rigurosas: en algunos casos tuvieron que modificar sus tiempos de entrega ya que, por la implementación de protocolos más estrictos de sanitización, las plantas no se encuentran operando al 100% de su capacidad.  
  • Gestión interna: algunas compañías que cuentan con un gran número de empleados que forman parte de la generación “Millennial” enfrentaron retos diferentes, pues, aunque es una generación acostumbrada a trabajar con la tecnología, el reto ha sido la manera de delegar funciones, comunicar de forma asertiva y mantener o incrementar la productividad.  
  • Migración a E-commerce: aquellas industrias cuyo fuerte es el canal tradicional, ahora están pensando en invertir en canales digitales para mantenerse en el mercado. Incluso en este momento, hay organizaciones interesadas en realizar esta migración sin embargo no es algo que estén haciendo de forma inmediata, pues por el momento se están enfocado en la resolución de problemas a raíz del COVID 19.  

El negocio se ha transformado, es momento de buscar nuevos esquemas de reducción de costos, otras formas de servicio al cliente, eficientar aún más la distribución de productos, nuevas formas de llegar al consumidor, adaptar el producto a lo que el mercado necesita hoy en poco tiempo y con bajos costos, así como crear nuevas alianzas comerciales que permitan entregar el producto o servicio de manera más eficaz. La planeación y ejecución hoy en día están tomando un significado diferente, en donde el tiempo juega un factor determinante.

¿Y qué pasa con la transformación del talento y la forma de trabajo? Un factor clave para adaptarse al momento de mercado que vivimos ha sido el cambio de mindset  en las figuras de liderazgo de las compañías, en cuanto al acompañamiento, productividad, empatía, liderazgo en momentos de crisis, así como en la búsqueda de una comunicación efectiva. Hoy más que nunca las empresas están viendo la importancia de la cultura dentro de la organización y el verdadero impacto que hoy en día tiene en sus empleados, el reto ha sido comprobar si esta cultura puede permear a la distancia y evolucionar a esta nueva realidad.

En general la forma de trabajo cambió, mayor organización, autogestión, aprender a usar nuevas tecnologías, desarrollar mucha más flexibilidad y adaptación al cambio, todo un reto, sobre todo cuando tu foco está en áreas de logística que es orientada a procesos, solución de conflictos de manera oportuna, incluso aún más en tiempos como hoy que todo cambia de manera tan rápida. Un factor clave ha sido la cercanía con los empleados, tanto aquellos que están en casa como aquellos que dan continuidad a la operación, escucharlos y reconocer la importancia de su labor; hoy la conexión con los colaboradores es fundamental para afrontar esta situación. 

Hoy evolucionamos mucho más rápido de lo que pensamos que era posible, tomar decisiones de manera oportuna, contar con el talento adecuado, los recursos necesarios y una mente abierta, creativa y empática ayudará a que esta industria continúe en funcionamiento y abasteciendo al resto de manera oportuna, eficiente y sobre todo cuidando lo más importante, la salud y bienestar de sus colaboradores.