Crear un equipo que tenga un buen desempeño no solo implica reunir a un grupo de personas talentosas. Para que un equipo sea eficaz, sus miembros deben apoyar una visión inspiradora y estar motivados para hacer realidad dicha visión. Deben compartir metas claras y mensurables y comprometerse a desempeñar su función para cumplir con las tareas que se les asignaron.

A continuación, te indicamos algunos pasos clave para crear un equipo sólido, unido y eficaz:

Define el objetivo

Define claramente el objetivo del equipo, e incluye el resultado general que deben lograr todos los miembros juntos. ¿Qué deseas crear, mejorar o cambiar? ¿Cuál es el objetivo del cargo de cada miembro del equipo? Si das una visión clara e inspiradora, sentarás las bases para un trabajo en equipo fructífero y ayudarás a guiar el rumbo del grupo cuando este enfrente desafíos y tome decisiones.

Reúne al equipo

Los equipos con buen desempeño están integrados por personas que adoptan la visión con vehemencia, creen que su aporte es valioso y están motivadas a dar su mejor esfuerzo. También comparten los valores de confianza, respeto y apoyo. Elige a miembros con habilidades y capacidades complementarias, que puedan ofrecer al equipo una diversidad de puntos de vista e ideas. Intenta encontrar el equilibrio en las personalidades, de manera que los miembros puedan trabajar juntos en armonía pero también desafiarse entre sí cuando sea necesario.

Determina las metas

Una vez que hayas creado y unido al equipo por un objetivo en común, el siguiente paso es dividir la visión en metas y tareas más breves y manejables. Describe las tareas exigidas en un programa donde indiques los plazos acordados, hitos y responsabilidades. Define el cargo que desempeñará cada miembro del equipo. También cerciórate de considerar todos los recursos necesarios en cuanto a tiempo, materiales, espacio, apoyo y dinero.

Fija expectativas

Para garantizar que todos los miembros entiendan lo que se espera de ellos, define una norma de conducta para el equipo. ¿La comunicación será frecuente, abierta, honesta y transparente? ¿Se fomentarán, valorarán y reconocerán todas las aportaciones? ¿El conflicto se manejará de una forma constructiva? ¿Se respetarán las decisiones del equipo y su retroalimentación? Si fijas normas claras desde el principio, garantizarás que la conducta y las aportaciones de todos los miembros sean adecuadas.

Supervisa y analiza

Analiza constantemente el desempeño del equipo mediante reuniones grupales y conversaciones personales para garantizar que haya un avance hacia las metas. Reflexiona sobre preguntas, tales como:

  • ¿Cómo vamos?
  • ¿Qué hemos logrado hasta el momento?
  • ¿Qué hemos aprendido?
  • ¿Qué no está funcionando?
  • ¿Cómo podemos mejorar?

Si supervisas y analizas el avance, podrás hacer ajustes y mejoras para incorporarse en los procesos del equipo en el camino.

Celebra y da recompensas

Tómate el tiempo de reconocer, recompensar y celebrar con frecuencia el desempeño grupal e individual. De ese modo, animarás al grupo y fortalecerás su motivación para que continúen esforzándose al máximo. Encuentra la forma más adecuada de celebrar los hitos del equipo; por ejemplo, un “agradecimiento” personal en una reunión grupal, un correo electrónico con copia a los gerentes sénior o un almuerzo con el equipo. Procura que el reconocimiento sea constante y que el método que elijas motive y fortalezca a los miembros del equipo para que sigan contribuyendo de forma positiva a su avance.

Candidate Relevancy gauge

La nueva herramienta inteligente para encontrar el empleo perfecto.

iOS App Store logoAndroid Google Play logo